viernes, 17 de noviembre de 2017
MARÍA  MAZZARELLO
Visitas 3429
- Por: web Master
BREVE RESEÑA DE SU VIDA

María Mazzarello

Fundó, juntamente con Juan Bosco, el Instituto Religioso de las Hijas de María Auxiliadora. Maín, como se le llamaba familiarmente, nació el 9 de mayo de 1837 en un pueblecito de Italia llamado Mornese, y desde muy pequeña demostró ser una persona que amó la vida hasta el fondo. Se sintió amada por Dios y quiso proclamarlo a todo el pueblo. Estaba atenta a todo lo que ocurría en su propio entorno y se entregaba a ayudar a todos los que lo necesitaban.

Era alegre, sencilla, amable y fuerte a la vez, entusiasta y muy trabajadora. Además de ayudar a su madre en las tareas de casa y a cuidar de sus hermanos (era la mayor de 9), trabajaba con su padre en la viña ytenía tiempo para ayudar a otras familias del pueblo, ser catequista de su parroquia y hacer grupos festivos con las niñas y chicas de su pueblo.

¿De dónde brotaba ese dinamismo que contagiaba a muchos?, ¿De dónde esa ilusión por la vida, la belleza, la armonía...? ¿Cuál era el secreto de su alegría, de su generosidad...?. No cabe la menor duda: la amistad con Jesús, que ella cuidaba con tanto cariño. Madrugaba mucho (se levantaba a las cuatro de la mañana), dejaba preparado en casa todo lo que se necesitaba para el trabajo del día, y se dirigía a la Iglesia del pueblo (por caminos unas veces llenos de nieve o de barro y otras muy polvorientos y calurosos), para celebrar la Eucaristía. Cuando volvía, se iba a los viñedos para emprender las tareas agotadoras de la jornada campesina. Tanto desde la ventana de su casa (desde donde podía ver la torre de la iglesia) como desde el campo ella procuraba estar unida a Jesús y dialogar con él.

Se iba haciendo mayor e iba descubriendo que los regalos que el Señor le había hecho no se los podía guardar egoístamente para sí. Por eso, cuando tan sólo tenía 15 años y ante una epidemia de tifus en el pueblo (Mornes-Italia), se dedicó a cuidar a sus tíos enfermos. Éstos se curaron pero, ella se contagia y enferma de muerte. Cuando se recupera, queda tan débil que no puede volver al trabajo del campo. Maín vivió una auténtica noche del espíritu, no obstante, y aún en medio de esta oscuridad sabe que el Señor le dará su luz. Se fía de Dios y de María Auxiliadora. Es precisamente a partir de esta crisis cuando ella descubre que tiene que dedicar su vida a la educación de las niñas y jóvenes más necesitadas de su pueblo. A ellas quiere comunicarles el secreto de la felicidad: el amor que Dios tiene a cada ser humano. Pero, ¿cómo hacerlo si ya no tiene fuerzas?.

Cuando camina por el camino de Borgo Alto, María, todavía convaleciente de la enfermedad, tiene la visión de un colegio con numerosas niñas y jóvenes y oye una voz que le dice: “A ti te las confío”. Es María que le encomienda la misión. María se ve entregada a las niñas y jóvenes más pobres. Las reúne en un taller de costura y les enseña que cada puntada es un acto de amor a Dios, cada gesto, cada palabra..., así con su hermana y una amiga se fue a aprender, con el mejor sastre del pueblo, costura y sastrería, y en pocos meses llegan a ser unas excelentes modistas. Con sus compañeras pone un taller de costura para las niñas pobres.Es así como comienza, juntamente con otras jóvenes del pueblo, su misión salesiana.

La entrega de María y de sus amigas es constatada con gran admiración por el párroco de su pueblo, don Pestarino. Él ve que este grupo de jóvenes sencillas es capaz de transmitir con gozo, y generosidad el amor que Dios les tenía y que cada una expresaba el deseo de parecerse cada día más a Jesús. Por ello las reúne fundando una asociación juvenil que se llamó "María Inmaculada". Él mismo las orienta, forma, confiesa y las defiende contra los que quieren destruir su obra de apostolado.

D. Pestarino es quien le comunica a D. Bosco la existencia de este grupo, contándole que ellas hacen con las niñas y jóvenes de Mornese lo mismo que él y sus salesianos realizan con los niños y jóvenes en Turín. Ninguno, ni Maín, ni don Bosco, sabe de la existencia del otro hasta el momento. Sin embargo, Dios ya estaba preparando el terreno para la construcción de nuestro Instituto de Hijas de María Auxiliadora.

El 5 de agosto de 1872, en Mornese, María Mazzarello y otras diez jóvenes hacen su profesión religiosa como Hijas de María Auxiliadora. El 14 de mayo de 1881, María Mazzarello muere en Niza (Monferrato). Entonces, el Instituto está presente en 4 naciones: Italia, Francia, Uruguay y Argentina y cuenta con casi 200 hermanas.

Ficheros Adjuntos

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad