sábado, 19 de agosto de 2017
EN PALERMO UN ENCUENTRO CASI MILAGROSO
Realizado por Mercedes y Rogelio (SS.CC. de Plaza Castilla-)
06/06/2017 - 328 Vistas
Un matrimonio de Plaza, Salesianos Cooperadores- cuenta una hermosa experiencia carismática

 El pasado mes de mayo estuvimos unos días de turismo en Palermo. El último día y antes de regresar al apartamento decidimos dar un paseo por la zona del mercado de  Ballaró.

Llegando al mercado por una de las múltiples callejas de un barrio muy humilde y con viviendas muy deterioradas, a nuestra derecha y por entre las casas se oía un griterío de niños jugando, bueno era sábado por la tarde y parecía raro un colegio abierto, pero no le prestamos más atención. Comenzamos la visita al mercado que es mas o menos como podéis ver en el video, se hacia tarde y decidimos regresar pero por otro sitio… aunque no había nadie por las estrechas callejuelas de un zona de esas que siendo turista te da un poco de respeto, aparentemente deshabitada y muy deteriorada. Llegábamos a una esquina ¿por la derecha o por la izquierda? Ya casi con ganas de llegar a nuestra calle “civilizada” que debería estar a unos pocos de cientos de metros. Ultimo recodo, lo recuerdo perfectamente a la derecha y al volver en un rincón un cartel con una foto de don Bosco y la leyenda Oratorio Salesiano “S.Chiara”.  
 
¡No puede ser! ¿Cómo hemos llegado aquí? Podríamos haber elegido cualquier otra calleja y no lo habríamos conocido… pero sin duda Don Bosco nos llevó allí… casualidad, instinto salesiano, providencia, “milagrito” que cada uno piense lo que quiera.

Entramos en el patio y cuando nos identificamos, los monitores nos contaron que la labor que hacen allí es por un lado una guardería y todas las tardes un oratorio al puro estilo de la Casa Pinardi. Un patio con niños y niñas jugando, a mi lado uno  de los monitores hablando con uno de los niños explicándole con mucha “amarevolenza” que las puertas del oratorio están abiertas a todo el mundo pero que había que comportarse y respetar las normas y a los compañeros… o al menos algo así pude entender. Nos salimos ya para no molestar y una de las madres que estaba esperando a los chicos y nos observó nos dijo ¿quieren ver la iglesia? , claro como habíamos entrado por un rincón no la habíamos visto y nos indicó una puerta pequeña a izquierda del patio (también como en el oratorio de don Bosco) que da acceso a una iglesia bien grande. Dentro de la espectacular iglesia otro de los monitores que habla castellano nos explico que el barrio era muy humilde que muchas de las viviendas oficialmente estaban cerradas casi desde la segunda guerra mundial y que los inmigrantes que estaban llegando entraban por las ventanas para ocuparlas. Durante mucho tiempo han estado alojando incluso por las noches a muchos muchachos, aunque el gobierno de la ciudad había solucionado esto en parte y solo en algunas excepciones siguen cobijando a los muchachos. La asistencia al oratorio les asegura merienda-cena y también reparten comida y ropa a las familias mas necesitadas del barrio. Nos invita a compartir la eucaristía que comenzaba en 15 minutos ¿otra vez casualidad?.
 

Nos comentó que el 90 por ciento no son cristianos pero que a la misa no faltaban. Un salesiano grande de tamaño Don Enzo Volpe, preside una eucaristía PRECIOSA y muy salesiana, con un amor hablando a los muchachos y muchachas, una homilía basada en preguntar donde veían ellos el AMOR y con una respuestas increíbles que alargarían mucho este relato, nos llamó la atención la valentía de nuestro hermano salesiano en hablar en contra de las actuaciones de la mafia y que había que perder el miedo y ser valientes para poco a poco tratar de neutralizarla. Al día siguiente la mafia volvió a asesinar en Palermo a alguien que como nuestro “Don Bosco” de Santa Chiara, les había llevado la contraria.

Pasamos a la sacristía a saludar a los hermanos y claro ellos también sorprendidos por la historia de cómo habíamos llegado allí y nosotros dos llorando por la emoción del momento y de la experiencia tan salesiana que estábamos viviendo.
Nos comentaron ellos que sin duda esta es la opción por los pobres y marginados más valiente de los salesianos en Sicilia, y probablemente es verdad. 
 
  
A la mañana siguiente saliendo para el aeropuerto comprobamos que desde la ventana de nuestra habitación y entre las tejados allí estaba la cúpula de nuestra iglesia salesiana ¿otra vez casualidad? Nosotros estamos convencidos que Don Bosco quería regalarnos esta experiencia y nos dirigió hasta allí. Para nosotros ha sido un momento salesiano muy fuerte y por esto la queremos compartir con vosotros e invitaros que si vais a Palermo no dejéis de visitar el Oratorio de Don Bosco Santa Chiara.
 
Al mismo tiempo rendir homenaje a toda la Familia Salesiana que en los diferentes lugares del mundo mantienen obras como el Oratorio de Santa Chiara, que tanto bien hace a los “chicos de Don Bosco del siglo XXI”. 
Y como no, un saludo a los muchachos y muchachas del Oratorio Santa Chiara y a los voluntarios en esa obra por acercase a ese patio de Palermo todas las tardes, sin vosotros tampoco habría oratorio.
 
Queremos terminar el relato con una frase que recordé durante la eucaristía, el “grito de guerra”  con el que uno de nuestros  queridos coordinadores nos animaba a ser Familia Salesiana

¡ SIAMO SALESIANI !  
También cuando estamos de vacaciones somos salesianos

 
Como podréis ver en el texto hemos querido poner algunos enlaces de cosas interesantes y algunas fotos relacionadas . Si colocáis el teléfono o Tablet con un lector de códigos Bidi os llevara al sitio web _Si no con que se copie el enlace es suficiente
 
Adjuntos
Escribe un comentario

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad